mHealth

El alzhéimer y las nuevas tecnologías

Los programas de rehabilitación cognitiva en los que se hace uso de las nuevas tecnologías son bastante beneficiosos


El 21 de septiembre celebramos el DÍA MUNDIAL DEL ALZHEIMER, evento instituido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y auspiciado por Alzheimer’s Disease Internacional (ADI) en 1994.

Una fecha creada con el objetivo de sensibilizar a la sociedad acerca de esta “epidemia del siglo XXI”, así como sus graves consecuencias sociosanitarias.

Por otra parte, también sirve esta fecha para concienciar de la necesidad de desarrollar campañas de educación sanitaria dirigidas a promover la prevención de esta patología, que afecta a más de 4,5 millones de personas, solo en España, entre quienes la padecen directamente y sus familiares cuidadores.

Las nuevas tecnologías nos permiten ofrecer a los pacientes de Alzheimer durante los primeros estadios de la enfermedad, en el que el deterioro cognitivo es leve a moderado, herramientas para intentar retardar los síntomas de deterioro cognitivo.

Los estudios realizados en este sentido han venido a confirmar que las nuevas tecnologías contribuyen a disminuir parcialmente algunos síntomas asociados a la enfermedad, como la ansiedad y la depresión. En fases leves a moderadas de la enfermedad, las nuevas tecnologías nos ayudan a mejorar ciertas funciones cognitivas pero siempre combinando el uso de las nuevas tecnologías con las terapias tradicionales.

En la mayoría de las ocasiones hablamos en la actualidad de soluciones de mhealth, como aplicaciones para móviles o tablets que ayudan a la detección precoz de esta enfermedad y a la estimulación cognitiva de los pacientes a través de ejercicios que tienen que realizar.

Entendiendo la estimulación cognitiva como un conjunto de técnicas y estrategias, en este caso ejercicios, que pretenden optimizar la eficacia del funcionamiento de las capacidades cognitivas de los pacientes de alzhéimer. Estos mismos ejercicios también servirían para cualquier persona mayor con el objetivo de entrenar sus capacidades aunque no padezca la enfermedad.

Otra cosa es el entrenamiento cognitivo, que intenta estimular procesos concretos u objetivos que responderían positivamente al ejercicio constante y repetitivo, mejorando su función.

Diversos estudios han determinado que los programas de rehabilitación cognitiva en los que se hace uso de las nuevas tecnologías son bastante beneficiosos y obtienen resultados prometedores en comparación con los programas de intervención cognitiva tradicionales.


Ver comentarios
Actualmente no hay comentarios