Estudios Telemedicina

La eficiencia de la telemedicina es independiente del nivel educativo, la gravedad o la fragilidad del paciente

Tratar la insuficiencia cardíaca con telemedicina disminuye las complicaciones clínicas y reduce el coste en más de 3.500 euros por paciente.


Recientemente hemos conocido un estudio publicado en la revista ‘Journal of Telemedicine and Telecare’ que asegura que tratar la insuficiencia cardíaca con telemedicina disminuye las complicaciones clínicas y reduce el coste en más de 3.500 euros por paciente.

El presente estudio ha sido realizado por la Unidad de Insuficiencia Cardíaca del Hospital del Mar y del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) en colaboración con el servicio de Atención Primaria de la zona. Además, contó con la participación de los propios pacientes en el diseño de la solución tecnológica.

Este estudio demuestra además que la eficiencia de la telemedicina es independiente del nivel educativo, la gravedad o la fragilidad del paciente.

telehealth-spainEl estudio se realizó con 178 pacientes con diagnóstico de IC crónica con una edad media de 77 años. Los participantes fueron asignados aleatoriamente a uno de los dos modelos de seguimiento que se querían comparar: un grupo de control de 97 pacientes donde las citas con el personal sanitario eran cara a cara y un grupo de telemedicina de 81 pacientes donde estos encuentros tenían lugar por videoconferencia.

Hay que recordar que la insuficiencia cardíaca es la incapacidad del corazón de bombear sangre en los volúmenes adecuados para satisfacer las demandas del organismo y es la principal causa de hospitalización en personas mayores de 65 años. La insuficiencia cardíaca afecta al 2% de los adultos en los países desarrollados.

Los datos extraídos del estudio han demostrado que los pacientes de insuficiencia cardíaca controlados mediante telemedicina obtuvieron mejores resultados en cuanto a recaídas y rehospitalizaciones que los pacientes con seguimiento presencial.

A pesar de que la media de edad era de 77 años el uso de los dispositivos de telemedicina fue muy elevado y menos del 1% de las transmisiones de datos previstas se dejaron de hacer durante los seis meses del estudio.

Este estudio en particular utilizó un dispositivo de telemedicina en forma de Tablet que permite que el propio paciente de insuficiencia cardíaca realice su seguimiento enviando de forma online sus datos biométricos (peso, frecuencia cardiaca y presión arterial). Los pacientes también se comunicaban por videoconferencia con el equipo sanitario.

Las enfermeras asignadas al programa de telemedicina eran las encargadas de recoger esta información diariamente para controlar el estado de los pacientes y variar el tratamiento si era necesario.

Nota de Prensa del Estudio


Ver comentarios
Actualmente no hay comentarios