Estudios Telemedicina

¿Por qué es inevitable la implantación de la telemedicina?

La telemedicina es ya una realidad y es una realidad que ha venido para quedarse.


Existe la creencia entre los expertos y profesionales del sector que la telemedicina es una tecnología lo suficientemente experimentada, probada y madura como para implementarse en todo el territorio nacional a corto-medio plazo.

La fase de pruebas piloto y de experimentación ya ha terminado y la telemedicina es una tecnología reclamada abiertamente por la sociedad y que cuenta con proveedores de tecnología con unas soluciones totalmente a la altura de las necesidades del mercado.

La telemedicina es ya una realidad y es una realidad que ha venido para quedarse. Hoy en día ya es posible la cita médica por videoconferencia, la receta médica online, el diagnóstico digital, la telemonitorización de constantes vitales… y muchos más recursos gracias que han puesto en el mercado los principales fabricantes.

Telemedicina

La telemedicina puede marcar la diferencia que permita en un futuro próximo la sostenibilidad del sistema nacional de salud. Factores como la alta dispersión poblacional y su envejecimiento, las distancias y la escasez de especialistas en todas las áreas de la Medicina pueden contrarrestarse con los recursos tecnológicos que permite la telemedicina.

Vivimos en una sociedad tecnológica y no se puede entender la sanidad del futuro sin una presencia creciente de la telemedicina. Los centros hospitalarios están viviendo hoy en día esta evolución haciendo un uso intensivo de las TIC y desarrollando el trabajo en red con otros recursos sanitarios. Los pacientes ya están reclamando no tener que verse limitados a su área de adscripción geográfica, barreras que se diluyen con el uso de la telemedicina.

La telemedicina ya está acercando a los pacientes a la asistencia como en la medicina rural, controlando a distancia pacientes crónicos, monitorizando a pacientes de riesgo, hospitalizando a pacientes en su hogar… y está entrando incluso en la gestión de los propios centros hospitalarios.

Los beneficios son claros, reducimos las estancias hospitalarias por lo que mejoramos la calidad de vida del paciente, reducimos las listas de espera y aumentamos la productividad de los profesionales.


Ver comentarios
Actualmente no hay comentarios