Telemedicina

La confianza digital: un componente crítico para el éxito de la telemedicina

Esta confianza se establece gracias a todos los contactos digitales que se establecen entre ambos


El buen desempeño en la prestación de servicios de telemedicina depende de muchas cosas; tecnología, usabilidad, conectividad, la capacidad de recopilar y analizar datos… etc.

También requiere de personal sanitario que sean empáticos y estén dispuestos a involucrar a los pacientes en un papel protagonista en la prestación del servicio.

A su vez, los propios pacientes tienen sus propios desafíos que superar como parte fundamental en el éxito de un servicio de telemedicina o telemonitorización. Deben ser capaces de asumir el coste del servicio, entendiendo costes no como algo monetario, hablamos del coste de alterar sus rutinas y prestar atención a sus propias necesidades de autocuidado.

El problema de sistemas de telemedicina o de telemonitorización que requieren de la implicación del paciente surge debido a lo que los investigadores han llamado como “efecto centinela”, es la tendencia del desempeño humano a mejorar cuando los participantes son conscientes de que su comportamiento está siendo evaluado o juzgado.

Muchos pacientes se implican más en la utilización de herramientas de telemedicina cuando existe el componente del “efecto centinela”, ajustan su comportamiento para no decepcionar al personal sanitario que realiza el seguimiento.

Pero este efecto tiene a su vez una vertiente negativa, la toma de constantes vitales no se realiza por una implicación del paciente en su propio autocuidado y los pacientes aumentan significativamente su adherencia a un servicio de telemedicina cuando saben que sus datos son analizados por un médico que conocen.

La dinámica del “efecto centinela” agrega cierta complejidad a la relación entre los pacientes, el personal sanitario y la confianza que se establece. Crear esa confianza requiere un esfuerzo extra por parte de las empresas proveedoras de telemedicina, una confianza que no se suele tener en cuenta en algunos programas de telemedicina.

Esta confianza se puede establecer mediante la cultura digital cada vez más extendida de los pacientes, que confían en que las empresas proveedores son capaces de aceptar y evaluar los datos digitales que ellos envían independientemente del personal sanitario encargado de evaluarlo.

Esta confianza se establece entre el paciente y la empresa proveedora gracias a todos los contactos digitales que se establecen entre ambos.  Esta cultura digital se inicia desde el primer contacto con el sitio web de la empresa que ofrece la primera toma de contacto entre el paciente y la empresa proveedora del servicio de telemedicina.

La construcción de la confianza digital se inicia así en detalles como el sitio web de la empresa o del servicio, la aplicación móvil … etc.  Si todos estos “contactos digitales” entre el paciente y la empresa prestadora, no ofrece la mejor de las experiencias, la confianza digital por parte del paciente que debe enviar, algo tan importante como sus constantes vitales se verá mermada. En esto se debería emular la confianza digital de las empresas nacidas en el “digital business” que ofrecen una experiencia totalmente satisfactoria para su cliente.

Para aprender más sobre el concepto del “efecto centinela” es muy interesante el artículo “Making Health Addictive: Use The Sentinel Effect” publicado en su origen en el cHealth Blog.


Ver comentarios
Actualmente no hay comentarios