Estudios Telemedicina

La telemedicina geriátrica y sus grandes posibilidades

La telemedicina geriátrica es un potente instrumento para este segmento de la población desde cuatro puntos de vista.


Cuidado de los pacientes crónicos.

El aumento de la esperanza de vida lleva consigo un aumento de los pacientes con enfermedades crónicas. Las pruebas realizadas y los estudios publicados han demostrado que la telemedicina en pacientes crónicos reduce de forma sustancial las visitas a los centros hospitalarios y mejora la calidad de vida de estos pacientes.

Cuidados en el hogar

El mejor lugar para las personas mayores es que vivan donde quieren vivir, y casi siempre es en sus casas.

Sin embargo, cuando con los años llega la debilidad o una leve demencia o tienen una movilidad limitada y el hogar puede ser un lugar muy peligroso. Es en estos casos cuando dispositivos de monitorización para el sueño, las caídas y las funciones vitales del cuerpo como el seguimiento de la presión arterial, el pulso, saturación de oxígeno, y el peso pueden ser de gran ayuda.

Existen sensores no invasivos cuyos datos pueden ser transferidos de forma inalámbrica a un ordenador para su transmisión de forma remota al centro sanitario.

En lugar de una visita del profesional médico de vez en cuando o regularmente cada mes, la vigilancia que ofrece la telemedicina puede informar y capacitar al médico sobre la situación de la persona mayor en todo momento y permitir una intervención oportuna y eficaz.

Una casa inteligente con sensores y alertas puede evaluar el entorno y detectar situaciones de urgencia como la presencia de humo, monóxido de carbono, o el exceso de calor. Por otra parte la telemedicina en conjunción con la teleasistencia ayuda a las personas mayores a disipar la sensación de aislamiento.

Mantenimiento de la Salud

Existen muchos programas de salud para ayudar a perder peso, de control de la diabetes, para dejar de fumar, de ejercicio físico y no hay razón aparente para no poder aplicar programas similares específicos para la gente mayor.

La pérdida de la memoria es un rasgo muy común entre la población envejecida. Existen dispositivos y programas disponibles para ejercer la memoria y tal vez retardar el progreso de la demencia.

En centros sociosanitarios

En estos centros, la población es generalmente de edad avanzada, y los cuidados de enfermería son de suma importancia. Se controla cuidadosamente por un médico, y los resultados son analizados cuidadosamente pero en muchos casos se necesita recurrir a un especialista y se tiene que trasladar al interno. El uso regular de la telemedicina gracias a los dispositivos multiusuario permite que el especialista pueda llegar el seguimiento sin tener que desplazar a la persona mayor al centro hospitalario cada vez.


Ver comentarios
Actualmente no hay comentarios