Estudios Telemedicina

De cómo la telemedicina puede marcar la diferencia, un caso de éxito

Así como el ahorro económico y la mejor eficiencia, la telemedicina tiene un impacto muy positivo en los pacientes y sus familias.


La sanidad pública en el Reino Unido tiene el mismo problema que la española o la del resto de países que tienen un servicio sanitario de carácter púbico, el aumento de los costes de mantenimiento del sistema por el envejecimiento de la población y el aumento de los pacientes crónicos.

Este verano se conoció la noticia de que 8.500 pacientes en el Reino Unido se están quedando ingresados en el hospital más tiempo de lo que necesitan médicamente y esto está costando a la sanidad inglesa alrededor de £ 900 millones al año.

Esto no solo afecta a las cifras económicas del sistema, también afecta a la eficiencia de los hospitales y retrasa los tiempos de espera para las operaciones ya planificadas y aumenta el riesgo de infecciones adquiridas en el hospital.

Entonces, ¿qué podemos hacer para reducir esta carga sobre nuestros sistemas de salud? 

Según el informe del Departamento de Salud del Reino Unido, la mitad de estos ingresos innecesarios fueron ocasionados por la falta de recursos para poder seguir la monitorización del paciente a distancia.

En el caso del Reino Unido, la reducción de los fondos de asistencia social junto al envejecimiento de la población y la disminución del número de camas de hospital disponibles está creando un verdadero problema que puede colapsar el sistema.

Por ejemplo, en el hospital de Addenbrooke en Cambridge – uno de los hospitales más grandes del Reino Unido. El año pasado se informó que de sus mil camas, casi un 10% estaban ocupadas por pacientes que quieren volver a casa, los médicos quieren darles el alta – pero sin la garantía de que en sus hogares reciben los cuidados y la vigilancia necesaria, están obligados a mantener a las personas dentro del ámbito hospitalario.

Entonces, ¿cómo podría la telemedicina ayudarnos?

Para algunos proveedores de salud y asistencia, la clave para solucionar estos problemas pasa por la telemedicina, por ejemplo es el caso del Hospital Tameside, que atienden a una población de 250.000 habitantes, con una alta prevalencia de pacientes crónico.

Este hospital contabilizaba en 2010 más de 1.000 ingresos de pacientes de EPOC lo que suponía un costo de casi 3 millones de libras. La decisión fue invertir en sistema de telemedicina.

Los sistemas de telemonitorización y de videoconferencia con los que se dotaron a los pacientes de EPOC significaron que se pasó en 2014 de 122 a 75 ingresos. Y la duración de estos 75 ingresos fue mucho menor a la media en otros hospitales.

También se redujo el número de visitas a emergencias de forma muy significativa entre estos pacientes.

Así como el ahorro económico y la mejor eficiencia, la telemedicina tiene un impacto muy positivo en los pacientes y sus familias.

 


Ver comentarios
Actualmente no hay comentarios