Salud Digital

Objetivos estratégicos de la telemedicina

El potencial de la tecnología ‎para revolucionar la salud y la atención médica nunca ha sido tan grande.


La telemedicina puede ayudarnos a garantizar que todas las personas reciban la adecuada atención médica, permite a los pacientes cambiar el enfoque con el que se enfrentan a su enfermedad y ayuda a las personas a mantener su independencia, salud y bienestar.

El potencial de la tecnología para revolucionar la salud y la atención médica nunca ha sido tan grande. Tecnologías como el Internet de las cosas o los servicios basados en la nube nos ofrecen servicios digitales que permiten la comunicación y en tiempo real, entre usuarios, profesionales sanitarios y sus familias. Tecnologías que nos ayudan a que los servicios se centren más en la persona que en la ubicación.

Cuáles son los objetivos estratégicos de la telemedicina:

  • Envejecimiento saludable.

El envejecimiento saludable, entendido como la forma de ayudar a las personas a vivir con buena salud durante más tiempo al brindarles las herramientas necesarias para monitorizar y administrar su propia salud en sus hogares.

Hablamos de tecnologías como la teleasistencia avanzada con dispositivos que permiten controlar los riesgos de incendios, escapes de gas o caídas en el hogar para minimizar sus consecuencias. En definitiva, una mejora en la calidad de vida de las personas y cuyo éxito implica reducir la demanda de servicios de salud y atención.

  • Llevar la atención más cerca del hogar

Reducir las visitas innecesarias a hospitales o centros de salud gracias a la monitorización remota, que permiten la prestación de servicios fuera del hospital. Esto tiene la misma importancia tanto en zonas rurales como en las grandes ciudades, donde el tiempo de viaje puede ser bastante considerable para los pacientes, familiares y profesionales sanitarios.

  • Servicios proactivos y preventivos

El uso de dispositivos y soluciones de telemedicina y telemonitorización pueden aumentar la concienciación de los paciente sobre su propia enfermedades lo que ayuda a evitar tener que recurrir a cuidados más complejos y minimiza las consecuencias de los eventos adversos, como las caídas.

  • Empoderar a las personas

Las diferentes soluciones de telemedicina y telemonitorización les brindan a los pacientes el conocimiento y la confianza para manejar ellos mismos los dispositivos de telemedicina. Un ejemplo son los dispositivos activados por voz que pueden integrarse en sistemas de teleasistencia o telemedicina para tener un control mucho mayor y fácil sobre su entorno doméstico.

  • Aumento de la efectividad.

Los servicios de telemedicina pueden mejorar la gestión de la carga de trabajo al reducir los tiempos de viaje para el personal clínico y permitir que los signos y constantes vitales se puedan registrar de forma remota.

El uso de la tecnología puede controlar riesgos como las caídas en el hogar y controlar las actividades de la vida diaria o los signos vitales en el hogar, datos que permiten la intervención temprana.

Dispositivos como dispensadores de medicamentos y sensores de epilepsia permiten que la atención se brinde de forma personalizada, aumentando la independencia y reduciendo la necesidad de atención domiciliaria.

  • La cooperación interorganizacional

Los datos remotos telemonitorizados se pueden utilizar para respaldar la toma de decisiones por los profesionales médicos. Los datos almacenados y accesibles para los profesionales permiten una mayor eficiencia y un enfoque interorganizacional. La coordinación mejorada de la salud y la atención médica permite ver las necesidades de una persona de manera integral, reduciendo la demanda de atención no planificada.

  • Apoyo a los cuidadores y la familia

Soluciones móviles y dispositivos conectados brinda a las familias y cuidadores una mayor participación, independientemente de la ubicación y ayuda a reducir el estrés de los cuidadores y los consiguientes impactos en su salud.

  • Mejora de la calidad de la atención

La tecnología permite ofrecer una prestación segura y efectiva mediante la gestión de riesgos y el apoyo a la intervención temprana, además de otorgar a los pacientes independencia, control y la capacidad de permanecer en sus casas por más tiempo. Una mayor comprensión e integración significa que los servicios se adaptan mejor a las necesidades reales del paciente.


Ver comentarios
Actualmente no hay comentarios