Estudios Telemedicina

Un nuevo estudio confirma que la telemedicina es igual de efectiva en zonas rurales que en urbanas

La tecnología nos permite compensar los déficits en la cobertura de atención médica entre las áreas rurales y urbanas.


Un estudio publicado en la revista científica The Lancet, demuestra que el uso de soluciones en telemedicina reduce las hospitalizaciones y prolonga la vida de los pacientes con insuficiencia cardiaca, tanto en entornos rurales como metropolitanos.

El trabajo de investigación presentado ha sido realizado por investigadores del Hospital Universitario Charité de Berlín y entre sus principales conclusiones destacan que la telemedicina mejora la calidad de la atención médica y además sirve para compensar las diferencias existentes en el nivel de la atención médica disponible entre las áreas rurales y las urbanas.

Para el presente estudio, el Centro de Telemedicina Cardiovascular del Hospital Charité realizó un ensayo en el que participaron 1.538 pacientes con insuficiencia cardíaca crónica de toda Alemania y contó con el respaldo de 113 cardiólogos y 87 médicos generales.

La mitad de los pacientes de insuficiencia cardíaca crónica fueron atendidos con dispositivos de telemedicina, concretamente con dispositivos de medición: una unidad de monitoreo de electrocardiograma con clip para medir la saturación de oxígeno; un monitor de presión arterial; escalas para medir el peso corporal y una tableta para registrar todos los datos y transmitirlos de forma remota al cardiólogo encargado del seguimiento.

Ante cualquier anomalía en los datos enviados llevaba a iniciar medidas específicas, como cambiar la medicación del paciente, recomendar una visita ambulatoria o un tratamiento hospitalario.

La conclusión del estudio es que los pacientes atendidos con dispositivos de telemedicina pasaron menos días en el hospital debido a hospitalizaciones no programadas por insuficiencia cardíaca.

Además, la mortalidad en estos pacientes fue menor que en el grupo de pacientes atendidos de manera tradicional. En el transcurso de un año, la tasa de mortalidad de estos últimos fue de aproximadamente 11 de cada 100 pacientes, frente a aproximadamente 8 pacientes en el de telemedicina.

Se concluye con la afirmación que la telemedicina para estos pacientes evitó hospitalizaciones no planificadas por razones cardiovasculares, permite seguir con el tratamiento fuera del entorno hospitalario durante el mayor tiempo posible y mejora la calidad y esperanza de vida de los pacientes. Sin olvidarnos que la telemedicina les permite a los pacientes autogestionar su propia atención médica.

El otro objetivo del estudio también demostró que la telemedicina evita las diferencias entre pacientes residentes en áreas rurales o urbanas. La tecnología nos permite compensar los déficits en la cobertura de atención médica entre las áreas rurales y urbanas.


Ver comentarios
Actualmente no hay comentarios