Estudios Telemedicina

La telemonitorización domiciliaria de pacientes con insuficiencia cardíaca permitió una caída del 40% en la mortalidad durante los 6 primeros meses

La telemonitorización domiciliaria de pacientes con insuficiencia cardíaca ha demostrado tener unos menores índices de mortalidad.


La telemonitorización domiciliaria de pacientes con insuficiencia cardíaca ha demostrado tener unos menores índices de mortalidad.

Según los autores del estudio en los EE.UU cerca de 6 millones de personas tienen actualmente insuficiencia cardíaca y se espera que ese número alcance los 8 millones en 2030.

El coste para el sistema de salud de los Estados Unidos de estos pacientes crónicos se calcula en unos 100 mil millones de dólares por año.

La telemonitorización domiciliaria se basa en un proceso automatizado para la transmisión de datos del estado de salud desde el hogar de un paciente a un entorno de atención médica. Es una solución propuesta para reducir los reingresos hospitalarios y los costos asociados con la insuficiencia cardíaca.

Hasta la fecha ha habido más de 1.200 estudios y pruebas realizadas que han evaluado el beneficio de la telemonitorización.

El último estudio es “Telemonitorización domiciliaria en la insuficiencia cardíaca: una revisión sistemática y un metanálisis”.

Un estudio de los estudios realizados sobre la telemedicina aplicada a pacientes de insuficiencia cardíaca. Se ha realizado un metanálisis de 26 ensayos aleatorios que contenían aproximadamente 2.500 pacientes que recibieron seguimiento mediante telemonitorización domiciliarias y un número similar que recibió atención normal.

Los investigadores encontraron que los pacientes telemonitorizados presentaban una disminución del 40% en la mortalidad durante un periodo de seis meses respecto al grupo de pacientes con atención normal.

Sin embargo, la reducción de la mortalidad se redujo a un 15% si el periodo se prolongaba a un año.
Del mismo modo, las hospitalizaciones específicas por insuficiencia cardíaca no fueron significativamente diferentes entre los dos grupos a los tres o seis meses.

Los autores del estudio creen que la telemonitorización proporciona un reconocimiento más temprano de los síntomas de empeoramiento que podrían tratarse en la sala de urgencias pero que no requieren una estancia completa en el hospital.

El rápido reconocimiento de los síntomas de empeoramiento que proporciona la telemonitorización es la causa directa de la disminución de la mortalidad entre los pacientes telemonitorizados.

En cuanto a la razón por la cual la telemonitorización estaba relacionada con la reducción de la mortalidad a los seis meses, pero no a un año, parece ser que está relacionado con que los pacientes podrían estar cada vez menos atentos a la hora de controlar los signos vitales como el peso y la presión arterial.

Este cansancio del paciente al año de uso de la telemonitorización es importante tanto para el sector médico como para los fabricantes para entender cómo mejorar los dispositivos actuales.

Estos estudios son muy positivos para analizar específicamente la duración de los enfoques de telemedicina, y el tiempo que permanecen efectivos, porque la telemonitorización.


    Ver comentarios
    Actualmente no hay comentarios